Realizar hechizos no es cosa de juegos, ni solo una historia fantástica de un libro, usar la magia va más allá de solo un acto o un ritual, es invocar las energías del universo para alcanzar un objetivo. Son diversos los materiales que se pueden emplear para alcanzar tus deseos, pero las velas han sido empleadas en la mayoría de los hechizos y amarres de amor pues son una manera de canalizar las energías que nos rodean para alcanzar nuestro yo espiritual.  

La velas se emplean para realizar hechizos pues en ella se hallan representados los elementos de la naturaleza ya que su llama representa al fuego, su cera a la tierra que a su vez al fundirse representa al agua, y esta a su vez al evaporarse se convierte en aire. La velas contienen en sí mismas un gran poder y conexión con el mundo divino. Esta es la razón por la que son usadas en los diversos rituales mágicos y el mundo divino, y dependiendo del color, esta tendrá una función distinta.

A continuación te mostraremos un hechizo para alcanzar tu equilibrio, en el cual se usan velas, pero debes estar plenamente preparado para todo lo que se puede aperturar una vez que que se inicie tu entrada a este mundo esoterico. Los materiales a emplear son los siguientes:

  • fósforos
  • incienso
  • esencia angelical cuyos olores pueden ser a rosa, jacinto, Ylang-ylang, canela o mimosa.
  • aceite esencial angelical para bendecir que puede ser de flor de tila, milenrama, rosa, canela, clavo, vainilla, coriandro, mirto, mimosa o naranja.
  • alguna imagen sagrada como la de la diosa griega Astrea, Buda, una cruz, la Diosa hindú Ganesh, o la virgen. Lo importante es no mezclar las corrientes religiosas.
  • Flores naturales que tambien podrian ser secas como claveles o margaritas
  • un cuarzo color rosa que tres días antes debes colocar en agua con sal gruesa para que todas las malas energías se limpien. Al finalizar, sacar y secar sin enjuagar.

Procedimiento

Para iniciar un hechizo, es importante estar con la mente despejada, con el pensamiento enfocado hacia nuestro cuerpo y hacia nuestros deseos con el corazón. Rociamos el lugar que hemos elegido para realizar el ritual con alguna de las esencias que tenemos para solicitar la presencia del Arcángel Chamuel pues es el de la llama color rosa y del amor divino y pondremos nuestras peticiones en sus manos para luego encender la vela y el incienso, que debe ser siempre con cerrillos.

Luego se toma el cuarzo junto a la vela y la imagen que seleccionaste para bendecirlos con alguno de los aceites esenciales que seleccionaste a través de la señal de la cruz:

“En el nombre del Padre, del Hijo y del espíritu Santo”

Paso seguido, los colocas en medio del altar que has hecho. Pon unas gotas del mismo aceite en las palmas de tus manos y colócalas sobre tus piernas con las palmas hacia arriba y en simultáneo imagina que en cada mano tiene una rosa color blanco o rosa y que de ellas brotan tallos delicados que penetra tus manos siguiendo tu torrente sanguíneo para ramificarse hasta tu corazón arraigandose a él. Imagina tu corazón henchido de energía vital, alegre, generoso, solo déjate llevar por el momento.

Respira profunda y armoniosamente para que tu cuerpo se sienta pleno, satisfecho, tu alma crezca, ámate y sigue lo que tu corazón te indica.