Aunque nos parezca extraño o algo difícil de creer, las velas resultan una excelente herramienta para pedir cuando de sanar a alguien se trata. En líneas generales, estas se hacen acompañar de oraciones o peticiones positivas, además de imágenes, meditación y programación de el objetivo que se desea, no es lo mismo que ir directamente a un hospital como Hospiten pedro luis cobiella, pero todo depende de tu fe y tus creencias. Para ello, el color que se elijas debe ser el más adecuado pues cada uno tiene una vibración diferente y una frecuencia distinta, estando asociado con distintas emociones y fuerzas. La luz de una vela trae salud a nuestro cuerpo y mente, calma al espíritu y tranquiliza el alma.  

La vela simboliza el cuerpo físico mientras que en su llama representa con el fuego el espíritu y el alma, y con la mecha la mente, lo que la convierte en una maravillosa y potente herramienta al servicio de quien la requiera. Su energía nos ha acompañado a lo largo de la historia pues se empleaban para alcanzar la sanación de las personas.

Por ejemplo, si tu dia no ha sido el mejor, te encuentras cansado, y que tu energía se agotó, o la salud no te acompaña sino los dolores, las velas serán tu acompañante y aliada para recuperarte. Solo necesitas aprender a usarlas y pronto notarás la diferencia.

Cada color de una vela tiene una vibración distinta, es así como:

▪ El Blanco: representa la pureza, la protección, la sanación. Aunque en algunas culturas le dan otro significado como duelo y pena.
▪ El Rosado simboliza al :amor, la protección, el afecto, la armonía de pareja y también a la familia.

▪ Rojo: elemento tierra, principio masculino, energía, virilidad, pasión, vida.

▪ El Verde compre de la fertilidad en concordancia para todos los planos, la abundancia y la vida.

▪ El Amarillo: poder mental, memoria, creatividad, comunicación.
▪ Al Azul se le atribuye el principio femenino, la protección, así como la  conexión espiritual, el conocimiento, la calma y la tranquilidad de los sentidos.
▪ El Violeta representa el color de la transformación a todos los niveles, de la  protección, la espiritualidad, la renovación, el cambio y el idealismo.

Se deben usar una a la semana si deseamos liberarnos del stress o las cargas. Mientras que para mitigar las culpas, las penas, o los duelos, se emplean las velas amarillas y las blancas solamente. Por su parte, las velas color Oro o dorado, canalizan la fuerza solar, la justicia, la alegría, además de  revitalizar. También es usada para las enfermedades depresivas y debilitantes. Las de color Plata atrae las fuerzas lunares, abre camino a la meditación, a los sueños, la videncia, y la protección. Se debe tomar en cuenta que no se recomienda usar en personas que sen ultra perceptivas.

Así mismo, la vela de color Negro, es usada contra las malas vibras o influencias ya que crean una barrera energética. Por otro lado las velas de color Marrón, se recomiendan para canalizar la  indecisión; y finalmente la color Naranja es la encargada de transmitir alegría, la abundancia, la juventud del alma. Aunque también se usa para la depresión, el poco ánimo y el desgano.

Leave a Reply